1

Se aprueba la Ley 135 del 7 de mayo de 1942, que establece como uno de los deberes del Consejo de Educación Superior el mantener un sistema de pensiones para todo el personal universitario. Ver más>

Se efectuaron estudios y consultas para la operación, beneficios y financiamiento del plan.

2

Se inicia el plan de retiro operado por una compañía de seguros, con participación obligatoria para todos los empleados con salario de $1,500 mensuales en adelante, y voluntaria para los demás.

Ver más>

3

El Consejo Superior de Enseñanza aprobó la resolución que establece el Sistema de Retiro. Reglamenta su funcionamiento bajo un modelo de beneficios definidos y se establece la participación obligatoria de todos los empleados a tiempo completo. Ver más>

4

El plan de pensiones experimenta problemas y, respondiendo a las recomendaciones de los actuarios y asesores financieros, el Consejo de Educación Superior aprueba la Certificación 37, 1978-79, restructurando las normas de participación, creando nuevas normas para el grupo de empleados con menos de 20 años de servicio, y manteniendo los beneficios de la Resolución del 1973 para el grupo de 20 o más años de servicio. Al nuevo grupo se le cambia la edad de jubilación de 55 a 58 años, y no se les permite la jubilación antes de los 55 años de edad. 

5

El Consejo de Educación Superior aprueba la Certificación 55 para reestructurar la participación y los requisitos para jubilación, estableciendo un mecanismo para que los participantes afectados por la Certificación 37 pudieran optar por mejorar sus opciones de pensión.

6

Se aumenta la pensión mínima de los jubilados en un 3% y se aumenta la aportación patronal al seguro médico de los pensionados. Ver más>

Se eleva a $35,000 el tope máximo cotizable y se reduce el por ciento anual en el cómputo de la pensión si se ha cumplido los 30 años de servicio pero no la edad de 55 años. Ver más>